«Debería o no hacer un máster…»

Durante el último año de cualquier carrera, muchos estudiantes universitarios tienen esta pregunta en mente, e incluso hay muchos que también se la han hecho previamente. La verdad es que hemos llegado a un punto en el que sólo una licenciatura no es suficiente para acceder a un mercado laboral cada vez más exigente, con un número ingente de aspirantes que en la gran mayoría están perfectamente preparados para cualquier puesto que surja; esto hace que, por ende, sea necesario estar todavía mejor preparado, no sólo en nuestra especialidad, sino también en otras disciplinas que estén relacionadas, o que nos abran nuevas puertas a otros campos.

Así que sí, en general, es bueno pensar en la posibilidad de hacer un máster una vez obtengamos nuestra licenciatura. Si tú estás en esta tesitura y aún no te has decidido, aquí van unos cuantos consejos que quizá inclinen la balanza:

  • En primer lugar, un máster sin duda te da la oportunidad de seguir estudiando lo que te apasiona. Durante los últimos años de tus estudios, probablemente descubriste qué campo era el en el que preferías especializarte, y ahora es el momento de analizar el abanico de posibilidades. ¿Y por qué parar ahora con aquello que te gusta? Hay innumerables cursos de maestrías impartidos y dirigidos por algunos de los mejores académicos en su campo.
  • Si estás considerando estudiar tu máster en una universidad diferente, esto ampliará tu perspectiva y tu experiencia académica en general. Salir de tu zona de confort en última instancia fomentará tu capacidad de adaptarte a un entorno académico diferente y, si estás considerando continuar con la enseñanza o un doctorado, a diferentes estilos de conferencias y enfoques para un programa.
  • Por supuesto, hay muchas otras razones para estudiar un máster además de las perspectivas salariales; sin embargo, en el clima actual de «inflación de credenciales», ciertamente es algo a considerar. Cada vez más puestos de trabajo comienzan a enumerar un máster como requisito, ya que demuestra una gran cantidad de compromiso y trabajo duro, así como a pensar de manera más independiente, sin mencionar la gestión del tiempo, ya que la mayoría de las personas que estudian a nivel de posgrado lo hacen a tiempo completo junto a un trabajo a tiempo parcial o completo. 
  • Por otro lado, tal vez te gustaría utilizar las habilidades de estudio que aprendiste en tu licenciatura y aplicarlas a una disciplina completamente diferente. Tal vez un curso de conversión sería algo a considerar si está buscando un curso de posgrado centrado en su carrera.
  • Es posible que hayas escuchado sobre la creciente demanda de títulos de posgrado a medida que aumenta el número de graduados. En relación con este situación, los gobiernos han respondido a la presión. Las universidades de todo el mundo están ofreciendo más becas internacionales para tener en sus manos a los mejores graduados internacionales; a pesar del precio que puedan valer estas maestrías, es bastante fácil acceder a uno, o incluso más de una, becas de estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *